Opinión

Crecen grupos políticos plurales en Cajeme: ayer hubo una gran manifestación de las ideas

Rumbos

por Mario Rivas

/x
Mario Rivas, columnista

Mario Rivas, columnista

ESTUVIERON LOS QUE SIEMPRE asisten. Son los del café del Yori Inn de Ciudad Obregón. Podría decirse que en ese grupo uno encuentra de dulce, de chile y de manteca. Y de cuando en cuando, alguno de esos ciudadanos que gustan más escuchar a otros que imponer su criterio.

Como en botica, pues, suele haber de todo.

Es un grupo muy plural y entre sus “cafeseros” se cuentan personajes del calibre del licenciado CARLOS AMAYA RIVERA, una de las figuras más importantes que ha militado en el PAN (corrían los primeros meses de 1982. ADALBERTO ROSAS LÓPEZ se enfilaba al final de su gestión. PABLO ÁVILA, un hombre bueno y sencillo, exitoso vendedor de seguros, era el candidato panista a la Presidencia del municipio. La contienda cobraba su máxima pasión y las ventajas fluctuaban según fueran los discursos y la capacidad discursiva de los oradores. La plaza favorita de los panistas, era la de la colonia Constitución, en la que el rey de la oratoria era, precisamente, CARLOS AMAYA RIVERA).

Amaya era diputado federal y venía del grupo de panistas triunfadores en las elecciones de 1979, con Rosas López encabezando el grupo.

Adalberto era un personaje que sabía reconocer la valía de otros y aprovecharla para beneficio de todos. Amaya era el mejor orador de todos. Y la gente se le entregaba.

Bueno, pues resulta que Carlos Amaya Rivera es uno de “los del café” del Yori Inn. Y esto lo celebramos BULMARO PACHECO y yo.

En este grupo, hay dos personajes totalmente distintos entre sí. Pero los dos se complementan. Uno representa el carisma (SÓSTENES VALENZUELA MILLER): el otro (JESÚS FÉLIX HOLGUÍN), representa la viveza política, la habilidad.

Al final del día, ambos atrapan la simpatía de sus invitados o mejor, de sus convocados.

Decía: estuvieron los del café Yori Inn, los de siempre. No son muchos pero eso sí, cada uno tiene su propia personalidad. Claro que hay filias. Pero no son fanáticos. Algunos desearían regresar a un pasado distante que les dejó bellos recuerdos.

Tal vez solo necesitan un pequeño “jalón”. Tal vez.

En este café político, han estado en calidad de invitados, militantes de todos los partidos.

Incluso el alcalde SERGIO PABLO MARISCAL, con todo y su carga controversial.

El invitado de ayer, fue el escritor, político e historiador, BULMARO PACHECO MORENO. Muchos de los presentes, conocen a Pacheco desde tiempos lejanos. Especialmente desde el sexenio de RODOLFO FÉLIX VALDÉS. De hecho, en algún momento el huatabampense le recordó al de Tónichi, municipio de Soyopa (o sea, Sóstenes), algunas incidencias de cuando Sóstenes era procurador de Justicia de Sonora y Bulmaro presidente del CDE del PRI.

De algún modo, Sóstenes y Bulmaro, arrancaron su carrera política con verdadera fuerza motriz, en el sexenio de don Rodolfo. Sóstenes logró la Presidencia Municipal de Cajeme en la primera parte del Gobierno de RFV, y Bulmaro la senaduría.

A la mitad del sexenio, ya con poder propio Sóstenes, impulsó a su amigo Chuy Félix a la Presidencia Municipal.

A nadie se le puede escapar que a esta dupla le caracteriza la mutua lealtad.

Esto no tiene vuelta de hoja.

En este ambiente, relajado, responsable en materia de sanidad —todo mundo usaba su correspondiente cubrebocas- y, sea que algunos hubiesen militado en el PRD, en el PAN, en el PRI y otros en Morena, nadie quiso perderse la exposición de Bulmaro Pacheco.

A mi izquierda, se encontraba MIGUEL ÁNGEL CASTRO COSÍO, cuyo hermano VÍCTOR CASTRO COSÍO, es candidato a gobernador de BCS justamente por Morena.

Algunos solicitaron hacer uso de la palabra y con gusto les fue concedido. El primero, cuyas preguntas por escrito las tenía Bulmaro en sus manos, fue EDUARDO (Chito) ZAMORA, cuya oriundez, respetó y exaltó el expositor, cuya maciza intervención fue ovacionada…

Mire usted: más allá de políticos, de la exposición de ayer, en el aire del amplio salón flotó una corriente de camaradería y ganas de encontrar en ese grupo la respuesta a muchas preguntas aparentemente sin solución.

Bulmaro parecía tenerlas. Expuso, defendió tesis, cuestionó posturas, sin ambages, lo que quería decir del presidente AMLO. Y, por supuesto, hizo una radiografía de la naturaleza de ALFONSO DURAZO.

¿La pluralidad?

Brilló por todo lo alto. Chuy Félix, discreto, siempre escuchando imperturbable.

Sóstenes, callado siempre. Observando. Atento.

ADRIÁN MANJARREZ DÍAZ, escuchando las preguntas y las respuestas. Y al final, con un chispazo de buen humor, cerrar el evento con cierto donaire, no sin antes felicitar al expositor por su brillante disertación.

La única mujer en la reunión fue NIDIA RASCÓN, con quien tuve el gusto de intercambiar impresiones.

Igual, con DAVID CHÁVEZ, que hizo las veces de presentador, y más tarde, antes de la despedida, descubrieron que cuando Pacheco era dirigente estatal del PRI, DAVID CHÁVEZ se desempeñaba como subsecretario del partido.

¡Qué cosas tiene la vida, Mariana!

Honestamente, caro lector, la explicación política e histórica que Bulmaro presentó ante la pequeña audiencia, dejó maravillados a todos.

Dueño de una prodigiosa memoria, pocas veces Pacheco requiere de anotaciones. Rescata de la historia, nombres, fechas, incidentes y hasta diálogos.

En cierto momento, “los del café” le “aventaban” alguna broma envuelta en una anécdota.

Y Pacheco la bateaba.

Fue una espléndida mañana. Tan duradera que me dio tiempo para eso de las 10:15 horas, salir a cumplir una cita con el médico y regresar una hora y media después.

Y el evento continuaba. Yo diría que en términos de atención y de interés intelectual, fue un éxito redondo.

¿Rostros conocidos?

Algunos. Verbigracia, ANTONIO VALDEZ VILLANUEVA; NICOLÁS CAMPAS, CUTBERTO TOLANO, el colega ALBERTO CAMACHO, a quien el tiempo ha respetado sobremanera.

Por culpa de “la máscara”, casi no identifico a ALBERTO CASTRO CAJIGAS, lo que me lleva a recordar que GUSTAVO RAMÍREZ, no me reconoció por el cubre-bocas.

Ni hablar: son tiempos inéditos. A la distancia, RUBÉN BOJÓRQUEZ, evocando un viaje lejano a Yécora; y el licenciado PEDRO HARAO, y GABRIEL CASANOVA, y JOSÉ GODÍNEZ, y ÓSCAR HINOJOS, y el ingeniero Villa y…

Y algunos otros…

Se infiere que cada uno de los presentes obtuvo su ejemplar de la obra más reciente de Bulmaro.

De hecho, hasta el columnista recibió de manos de RODOLFO VÁZQUEZ, dos magníficos libros. Uno de ellos, de la autoría de LEONARDO CURZIO y ANÍBAL GUTIÉRREZ. El título, elocuente: “El Presidente”.

Ya le contaré.

Por lo pronto, debido a que arribé a la reunión cuando oficialmente estaba empezando, no participé en la conversación sobre el atroz asesinato del exgobernador de Jalisco, ARISTÓTELES SANDOVAL.

No sé ni pregunté qué se dijo o que se especuló antes de mi llegada.

Lo que haya sido, no tiene importancia. Es evidente que el ataque, como se dio y por sus características, emana de una decisión del crimen organizado.

Y la verdad es que en los últimos 25 años, dos gobernadores han sido asesinados y uno más lesionado gravemente. Dos en Colima y este último en Vallarta, Jalisco.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

 

Comentarios