Opinión

Aliancistas de los dos frentes, cuestionan con dureza al ‘Bebo’ Carlos Zataráin González; ¿le temen?

Rumbos
jueves, 31 de diciembre de 2020 · 06:23

LO DICHO, COMENDADOR: NO SÉ SI EL ‘BEBO’ CARLOS ZATARÁIN GONZÁLEZ sabía lo que sus decisiones ocasionarían, pero si no fue así, creo que lo presentía. ¿Quería medirle el agua a los camotes? Si esta era la intención, vaya que lo logró.

Y con creces.

Usted recordará que en los Rumbos de ayer dije que ‘El Bebo’ “dejó la víbora chillando en Guaymas”. Y así sucedió.

Pero no solo en Guaymas, también en Hermosillo.

A saber: desde ayer anda circulando una carta firmada por la dirigencia de una organización que se hace llamar “Corriente crítica del PRI”, y, según algunos priístas a los que consulté, la dirige un residente de Caborca al que solo conocen como ‘El Menny’ (no sé si así se escribe, pero suena igual).

Este crítico de quienes dirigen a su partido, cuestiona severamente a Zataráin a quien le refresca ciertos datos fundamentales: haber sido durante su trayectoria política, gracias al PRI, regidor, diputado local, diputado federal, alcalde de Guaymas, y en el Gobierno Federal priísta de ENRIQUE PEÑA NIETO, haber ocupado algunos cargos importantes, principalmente el de director general de Concertación Social de Sedatu, lo cual es rigurosamente cierto.

Se lo echan a la cara. Por ejemplo, que esos cargos, lo mismo de elección popular que los administrativos, dejaron chiflando en la loma a otros priístas que seguramente tenían tantos o más méritos que él.

Verdad de verdades, en este caso.

Palabras más, palabras menos, esto es lo que la Corriente Crítica del PRI en Sonora, le dedicó al ‘Bebo’ Zataráin.

Peor le está yendo a ALFONSO DURAZO MONTAÑO con el tema de ‘El Bebo’ y de paso a este, con las declaraciones, durísimas del diputado local RODOLFO LIZÁ- RRAGA.

Para este singular político del PT, la posible o supuesta postulación de Zataráin como candidato de Morena a la alcaldía de Guaymas, “sería un grave error”.

Bien se sabe que este legislador porteño no tiene pelos en la lengua y es de los que le dicen al pan, pan, y al vino, vino.

Me cae que sí.

Dijo Lizárraga, entre otras cosas, lo siguiente: “Que ilógico sería que Morena, PT y Verde Ecologista lanzaran a Carlos Zataráin, a la presidencia municipal de Guaymas, teniendo por Morena al ingeniero Heriberto Aguilar Castillo y a un servidor por el PT”.

O sea, que ya apareció el peine. O si lo prefiere, ya enseñaron el cobre.

Digo, porque aunque uno pudiera estar de acuerdo en que la actitud de Zataráin es cuando menos egoísta, igualmente, la actitud de Lizárraga y del propio Aguilar Castillo, es absolutamente interesada y sus argumentos son muy pueriles, sin esencia. Mire usted: pueden achacarle al ‘Bebo’ que no está actuando con humildad política e incluso, con egoísmo, pero hasta este momento no he escuchado a ninguno de sus críticos que afirme que ‘El Bebo’ es deshonesto.

En este contexto, la mejor aportación que puede hacer Zataráin a la causa aliancista, es, justamente, su decencia y honradez, una mística que maneja mucho Morena.

Y no se crea que con esto estoy afirmando que ya hay un acuerdo entre EZG y las cúpulas morenistas. Creo que eso aún no se resuelve y en una de esas, no llega a resolverse.

Yo me precio de contar con dos que tres amigos en Guaymas. A lo mejor no tantos. Pero uno, sí.

Desearía que este único amigo que tengo en Guaymas, me enviara unas cuantas líneas con su personal opinión sobre este punto: ¿Algunos de los morenistas y petistas o verdeecologistas que suspiran por la municipal guaymense tienen mejor posicionamiento en la sociedad porteña que el ‘Bebo’?

No se trata de empatías con los aspirantes. Se trata de una valoración objetiva.

Ahora bien: la deserción en los partidos no se limita a un solo organismo político. Se da en todos los partidos.

Ya vio usted: la diputada de Morena, colimense ella, CLAUDIA YÁÑEZ, acaba de renunciar a la bancada morenista en la Cámara Baja pero también al partido, por los atropellos y simulaciones que se registran, sin siquiera cuidar las apariencias, en el llamado Movimiento de Regeneración Nacional.

Acusó con fuerza inimaginada, que la dirigencia nacional impuso en las candidaturas a quince gobiernos estatales que estarán en disputa en 2021, a los ex-súperdelegados.

Y lo hicieron sin el menor recato, sin dorar la píldora democrática. Igualito como lo han hecho y lo siguen haciendo en el Gobierno de AMLO con los contratos de obra pública sin licitación.

¡Fuera máscaras, pues!

O sea, ¿para qué perder tiempo y desgastar el ánimo con faramallas democráticas para sacar candidatos? Lo digo sin ánimo de jorobar a nadie, y menos a los auténticos priístas: lo que se está haciendo en Morena con su proceso interno, es exactamente lo mismo que se hizo en el PRI durante más de seis décadas.

¡Y nadie me lo contó!

Lo viví, lo padecí y, en algún momento, por oponerme a estas prácticas antidemocráticas desde una modesta trinchera periodística pagué un alto precio.

Y de ello, no me arrepiento. Pero tampoco culpo a un partido, en este caso al PRI, sino a los hombres que en sus respectivos tiempos, dominaban dentro del sistema político mexicano.

¿Por qué culpar a una institución política por los errores de los individuos que, circunstancialmente, detentaron el máximo poder en México?

En este asunto, siempre se ha confundido la gimnasia con la magnesia. Bueno, digo yo.

Por lo demás, caro amigo, usted estará de acuerdo conmigo que para estar en las últimas horas de este maldito 2020, la grilla política está en su punto más efervescente en lo que va del año.

En fin, así las cosas.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

¡AH, QUÉ LAS HILACHAS! ESTA VEZ no fue doña CUQUITA AMADO DE ARAIZA, maestra jubilada, mujer culta y eso sí, muy quisquillosa con los errores del columnista; no fue ella, decía, la que me hizo la observación sino el escritor e historiador cajemense DAVID MUNGUÍA VÉLEZ…

Su voz, alegre, festiva, se escuchó fuerte, yo diría que triunfal: “Mario, ¿ya leíste mi libro? Te lo dejé en TRIBUNA…

Ah, por cierto, una corrección: la canción que Armando Manzanero escribió a petición de Gustavo Díaz Ordaz para su esposa Guadalupe Borja, no fue ‘Somos novios’, fue ‘Parece que fue ayer’…

Bien dicho, David. Es que por las prisas del diarismo es fácil el cruce de cables neuronales…

Ya decía yo que “Somos novios” no era un título ni una letra para una esposa agraviada por tantas infidelidades de don Gustavo; además, como el propio David Munguía lo rescata de los recuerdos, doña Guadalupe, que era una dama completita, ya se encontraba grave…

Por eso lo de “Somos novios” no me cuadraba; en cambio, “Parece que fue ayer” haga de cuenta como anillo al dedo, la frase macabra de AMLO al referirse al coronavirus como algo que nos vino por obra y gracia de la Divina Providencia…

A propósito del maestro Manzanero, RICARDO ROCHA cuenta en su artículo de ayer, que él y Armando compartieron muchas aventuras y pasajes de vida de altas y bajas…

El periodista —sin duda el más culto de todo el mundillo periodístico— evoca un lejano año en el que Manzanero le “cayó” en su departamento pidiendo asilo, luego del rompimiento con una de sus esposas, y juntos, compartieron un “coche” que compraron entre los dos, pues Rocha también había abandonado la casa matrimonial…

Volviendo con DAVID MUNGUÍA VÉLEZ, recordó que hace algunos años, la bella actriz LUZ MARÍA AGUILAR, reveló que durante ocho o diez años, fue “novia” del expresidente Gustavo Díaz Ordaz…

Lo que significa que don Gustavo no solo era un bohemio de corazón sino enamorado hasta las cachas…

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios

Otras Noticias