Opinión

Desde el extranjero, ven los peligros que acechan a México que nosotros nos negamos a ver

Rumbos

por

/x
Mario Rivas, columnista

Mario Rivas, columnista

NO SÉ USTED, CARO LECTOR, PERO YO me siento profundamente apesadumbrado. No solamente por la crisis de salud que se abate sobre el planeta. No solo por los grandes riesgos a los que todos estamos expuestos. Tampoco por la crisis económica que a todos nos está golpeando.

No solamente por eso.

Mi pesadumbre se ha incrementado a partir de una noticia que nos sorprendió a los mexicanos y específicamente a un amplio sector de la sociedad, que abiertamente se ha pronunciado contra las políticas y decretos presidenciales.

Me refiero, precisamente, al decreto que establece que el Ejército y la Marina se harán cargo, policiacamente, de la seguridad pública.

Y con ellos, la Guardia Nacional y su fracaso, que no por culpa de los militares sino por las decisiones tomadas por el presidente AMLO, ante las presiones del Gobierno de los Estados Unidos.

Hoy los diagnósticos no solo provienen de los críticos que AMLO tiene adentro, sino de prestigiados medios del extranjero.

Son voces de alerta, por ejemplo, del Financial Times, al que la periodista mexicana de CNN en Español, GABRIELA FRÍAS, hace referencia. Es casi generalizada la opinión en otros países, en el sentido de que México, en cuatro años y medio más, se irá al abismo donde desde hace tiempo ya se encuentra Venezuela.

No sé qué será de mi país en un futuro mediato. Mi imaginación no me da para tanto.

Pero mi instinto me dice que vamos por el camino equivocado.

Lo cierto es que lo que preocupa a los críticos de este Gobierno, no es tanto el regreso de los militares a las calles cuanto lo impredecible que es el presidente López Obrador.

A usted no se le puede escapar que AMLO se ha equivocado en casi todo lo que constituyó su proyecto de nación y, principalmente, lo que sería la Cuarta Transformación.

Hay voces inteligentes que afirman que la 4T simplemente ya no existe y ya no sería posible.

Quién sabe. Es el sentir de muchos.

Pero bien vistas las cosas, como decía, en todo ha fallado el presidente: prometió que los militares volverían a los cuarteles. Dijo que crearía un grupo de elite bien entrenado capaz de enfrentar y contrarrestar al crimen organizado. Prometió que sin corrupción el país contaría con los suficientes cursos para apoyar a los adultos mayores, a los niños, a las estancias infantiles, a los estudiantes, a los ninis y habría desarrollo.

Nunca habló de crecimiento.

Le apostó todo al petróleo sin escuchar las voces que le advertían que el petróleo, como elemento que mueve al mundo, estaba cerca de su extinción. Se le hizo ver que en gran parte del mundo se estaban promoviendo otro tipo de combustibles, más limpios y más baratos.

En estos tiempos, cualquier niño a los 10 años sabe que ya circulan en países de Europa auto móviles eléctricos y que en varias naciones de África, hay muchos pueblos donde la energía eólica es la que ilumina las noches y genera electricidad para la vida cotidiana de miles de hogares.

No más petróleo.

En diarios de Estados Unidos y Europa, se habla de México en términos de alarma. No pueden entender que el Gobierno mexicano esté invirtiendo sumas fabulosas en una empresa quebrada y ciertamente sin un futuro prometedor como Pemex, que en los primeros tres meses de este año, perdió más de 500 mil millones de pesos.

No lo dice este modesto periodista de provincia. Lo dicen los reportes de las instancias financieras del país.

Desde que era niño, yo escuchaba a los adultos hablar de lo peligroso que podría ser caer en la desesperación. De esta condición parte, creo yo, la frase “la desesperación es mala consejera”.

Pues sí.

Puede llevar al suicidio pero también al homicidio. Y cuando se trata de gobiernos autocrático, a cosas peores.

Por eso, mi pesadumbre.

En fin, así las cosas.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

¡AH, QUÉ LAS HILACHAS! Cuando no es Juana es Chana, el caso es que nunca falta el prietito en el arroz… Viene a cuento lo anterior a propósito de dos gazapos que se me fueron en los Rumbos de ayer, en la primera parte de la columna…

Fue cuando Ricardo Bours y yo platicábamos de una salsa muy picante que elabora el señor Monteverde. En mi columna, hice la referencia y apareció así: “sala Monteverde”, cuando debió decir “salsa Monteverde”…

Para mi sorpresa, esta vez no fue doña CUQUITA AMADO DE ARAIZA quien me hizo la precisión. Me llegó por whatsapp si bien desconozco su nombre…

El otro gazapo, para el que no recibí ningún regaño, fue de carácter ortográfico: apareció “Nos calló como anillo al dedo”, en lugar de “nos cayó como anillo al dedo”…

Tampoco en este caso se hizo sentir la acuciosa mirada de doña Cuquita…

¿Será que ya dejó de leer esta columna?...

¡Líbreme Dios!...

Y AQUÍ, ALGUNOS NOMBRES que ayer ya no me fue dable mencionar, de personas que enviaron mensajes por redes sociales con motivo del programa de RBC…

A saber: ANTONIO CUADRAS GARCÍA, de Hermosillo. ROBERTO ARAIZA VALDEZ. JUAN GERARDO GÁNDARA, supongo que el presidente de los Propietarios Rurales de Sonora…

Igualmente, mi amigo y gran literato, FRANCO BECERRA, con quien tengo pendiente una buena charla de café…

También, María Martínez Hernández y mi colega y amigo JAIME RAMÍREZ MONTES…

Otro mensaje fue el de JOSÉ LUIS RAMÍREZ ARROYO, así como el de PATRICIA JAIME, cuyo apellido me lleva a recordar al muy querido MANOLO JAIME…

Y del ingeniero GILBERTO DOMÍNGUEZ PARADA, lo mismo que del abogado CARLOS BORBÓN DE ANDA y de CARLOS RAMOS BOURS…

Entre otros…

Y AQUÍ, UNA NOTICIA triste: de la Ciudad de México, se reportó el ‘Bebo’ CARLOS ZATARAIN GONZÁLEZ. Me envió un audio de nuestro común amigo el obispo JUAN MANUEL MANCILLA… Monseñor Mancilla, a su paso por la Diócesis de Ciudad Obregón, sembró muchos afectos. Por este motivo, citaré textualmente el contenido del audio. Helo: “Saludo con mucho afecto a todos los habitantes de la Diócesis de Texcoco; soy su obispo Juan Manuel Mancilla”.

“Deseo informar a todos que nuestro señor se digna agregarme al número de los que sufren la enfermedad. En mi caso, se trata de cáncer… “En esta situación he podido vivir desde adentro los momentos de turbación y fragilidad, por los que atraviesan todos los enfermos, todos los que sufren. Quiero aprovechar este momento para estar cerca de mis hermanos enfermos y junto con ellos levantar los ojos al cielo bendecido y dando gracias a Dios. Porque todos sus caminos son santos. Bendiciones”… Aquí ya lo he dicho: tuve la oportunidad de conocer y con él compartir la mesa en un par de ocasiones, con el obispo Mancilla. Durante su estadía en Ciudad Obregón, solíamos comunicarnos por teléfono… Hago votos para que su cáncer sea derrotado, vencido como muchos lo han hecho, entre ellos, este humilde periodista… ¡Qué así sea!...

Y HABLANDO DE OTRAS COSAS, hace un par de días tuve la oportunidad de platicar, vía celular, con el empresario y excelente amigo, JUAN RÚRICO LÓPEZ QUINTERO…

Nuevamente, hablamos de aquel inolvidable viaje a La Paz y a Cabo San Lucas, durante la inauguración del vuelo Obregón—La Paz y La Paz—Obregón, de la línea Aerocalifornia…

Como ya se ha dicho, Juan Rúrico fue nombrado representante de la empresa para el sur de Sonora. Me dijo que por fin había encontrado la foto en la que aparece con LUIS FELIPE GARCÍA DE LEÓN y el extinto periodista JESÚS OSUNA, de la sección de sociales de TRIBUNA…

Al cierre de estos Rumbos, me llega un reporte de Magdalena en el sentido de que el dos veces alcalde, Luis Alfonso Robles Contreras, fue alcanzado por una balacera que se registró a la altura de la caseta de cobro. Mañana comentaremos con más…

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios