Opinión

Hablemos de cultura: Los límites de la luna

Nokta

por

/x

Érika Tamaura, columnista

Hoy es domingo de eclipse. Unos dirán que es el Día del Padre o el día del yoga o el solsticio. Pero el tema es que hoy hay eclipse. Dicen que se formará un aro de fuego en el cielo y que eso sirve para purificar. Un día, cuando tomé clases sobre lo que significaba que la luna estuviera nueva o llena, se me ocurrió revisar mis agendas, mis correos electrónicos, mis mensajes de texto, mi diario (si, un diario, aún escribo uno) y lo que encontré me ayudó a comprender que el tiempo que se mide en los ciclos del calendario de la luna, es más significativo para mí que el del reloj de mi teléfono celular… que las cosas que se perfilaban alrededor de la danza de la luna alrededor mío tenían un sentido muy interesante que yo no había notado.

Y fue ahí dónde comencé a seguir religiosamente el movimiento de esa roca pegada a la tierra como si fuera un llavero. Como un faro que dirige el océano velando nuestras noches. Hoy es un buen día para reflexionar sobre los ciclos, no solo los de la naturaleza y de nuestra biología cotidiana sino también los de nuestra mente y nuestras relaciones con los demás. Dicen que cuando hay eclipses se cuenta con energía disponible para la certeza, es decir, no inmediatamente, pero es como si una computadora estuviera bajando información para iniciar una actualización del sistema, y a partir de ahí, se abre un periodo de seis meses para trabajar y dejar que las cosas fluyan en torno a la certeza que deseamos.

Los ciclos de la luna nos ayudan a recordar que estamos en constante movimiento y que no volveremos al lugar en el que estuvimos… al menos no siempre y no exactamente al mismo punto, por ello la renovación de tiempo en tiempo es vital, porque lo nuevo debe encontrar espacio para suceder y la luna nos ofrece el regalo de los límites, esa líneas del tiempo donde hay que soltar, decidir, parar, avanzar, moverse. Simplemente moverse. ¿Qué haríamos sin la luna recordándonos los límites del tiempo?, ¿Cómo podríamos escapar de una repetición sin fin si nadie nos mostrara un: “hasta aquí”? Hoy es un día para saber que estamos en el límite de algo y la luna nos invita a traspasar la frontera de un nuevo ciclo para iniciar la nueva fase, el nuevo tiempo, sea el que sea que se nos haya sido dado para aquello que vinimos a cumplir en esta tierra. Les deseo certeza para encontrar lo que necesita ser encontrado.

Comentarios