Opinión

Termina Ricardo Bours su serie de programas digitales y Ernesto Gándara realiza hoy un zoom para Cajeme

Rumbos

por

/x
Mario Rivas, columnista

Mario Rivas, columnista

NO SÉ QUIEN ES, NO SÉ SU NOMBRE, utiliza expresiones de alguna región de España pero es mexicana. Las redes la llevaron hasta mi celular. Ella tenía embobados a varios panelistas con su verbo rápido y su impecable dicción.

Magnífica en el juego de palabras, hizo un malabarismo con los protagonistas: ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR y el avión presidencial.

Y si fuera una obra de teatro, diría yo que la coreografía corre por cuenta de los cachitos de lotería para la rifa de la nave, que, como ella dice, no se rifa el avión porque de pura renta no le alcanza a AMLO con lo que ingresará con la venta de cachitos.

Un galimatías.

Ella se mofa y llama ridícula la actitud del presidente.

Este video hizo reír a miles de mexicanos. Y esto nunca había sucedido en México.

Hay un segundo acto: AMLO fue a Tamaulipas y allá montó su mañanera, a la que invitó a su anfitrión, el gobernador FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA, a quién hace unos días el presidente mencionó como uno de los senadores que habría recibido millones de pesos como soborno por el voto a favor de la Reforma Energética del presidente ENRIQUE PEÑA NIETO.

García Cabeza de Vaca ha sido uno de los gobernadores que no se ha sometido a las decisiones del presidente. De hecho, ha sido un crítico de AMLO.

El primer mandatario lo estuvo poniendo en el banquillo de los sospechosos durante varios días. Lo hizo sin tener pruebas. Ateniéndose únicamente al dicho de EMILIO LOZOYA AUSTIN.

Al estilo de AMLO.

En su visita a Tamaulipas, García de Cabeza de Vaca fue muy comedido con su visitante. Se mostró cooperador. Buen anfitrión, muy institucional. Pero a la hora de su intervención en la mañanera, le dio una sopa de su propio chocolate al presidente.

Una y otra vez, García Cabeza de Vaca volteaba a ver a López Obrador. Lo miraba al rostro. Lo miraba a los ojos mientras machacaba su repulsa a quienes son sus adversarios—utilizando palabras de AMLO—y que todos los días dedicaba 20 minutos a leer los periódicos donde sus “adversarios” lo calumniaban. “Usted, señor presidente—lo miraba directamente a los ojos, tan cercano el rostro que el gobernador podía sentir el estado de ánimo del presidente—sabe muy bien y no me dejará mentir, la valiosa pérdida de tiempo que se padece y cómo afecta el trabajo de un gobernante”.

--¡Un trancazo con guante blanco!—me dice un amigo mío, por teléfono.

Nadie le había jugado así a López Obrador, desde que es presidente. Su cara se contrajo en un rictus quién sabe de qué. Tal vez de enojo. Tal vez de berrinche. Herido el ego presidencial, habrá qué ver cómo asume este nuevo revés el jefe de la Cuarta Transformación.

Habrá que ver.

Y el tercer acto: la serie de datos imprecisos que dijo en distintos momentos y lugares. En Coahuila, afirmó que “un nuevo dueño de Altos Hornos de México, ofreció pagar los dos millones de dólares del sobreprecio con que fue comprada la empresa, devolviendo así lo robado al pueblo”.

Ese mismo día esta empresa emitió un comunicado desmintiendo al presidente: nadie de esa empresa había ofrecido pagar dos millones de dólares que en estricto rigor legal, la nueva directiva no debía.

Estos y otros errores crasos, ha cometido el presidente AMLO. Pero nada de lo que haga mal, nada de aquello en lo que está equivocado, le afecta en lo más mínimo. Ha calumniado. Ha dicho mentiras que agravian a personas que no merecen ese trato. Y cuando surge la verdad y se demuestra que el presidente dijo mentira no es capaz de disculparse con humildad, la virtud que engrandece a los gobernantes.

Esta obra ya terminó porque si mal no recuerdo, las obras de teatro constan de tres actos. Empero, séame permitido una señal de alerta: la similitud que reiteradamente he señalado entre AMLO y LUIS ECHEVERRÍA, ya no es solo el planteamiento de este modesto periodista de provincia. Un descubrimiento que aquí mismo expuse antes de que AMLO cumpliera su primer año en la Presidencia.

Hoy, analistas como ÁNGEL VERDUGO, están haciendo exactamente los mismos planteamientos que yo hice. Es inquietante. Ya no es un asunto figurativo de mi parte.

Igualmente, gente muy estudiosa del tema está subiendo a redes análisis que muestran que las estrategias político-sociales de AMLO, tienen las mismas características que se le atribuyeron a las políticas revolucionarias de HUGO CHÁVEZ.

Y con todo y su primera reelección. Con todo y su ejército de pobres.

Igualito.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

Y A TODO ESTO, CARO LECTOR, ¿ya se enteró que además de la pandemia, que además de la crisis económica y el reconocimiento oficial de que tenemos encima una inflación de todos los diablos, ya nos volvió a estallar en nuestras narices, un estridente brote de violencia?...

Digo, hablando de Cajeme, pues…

Debo confesarlo: por primera vez ayer hice a un lado mis preocupaciones por la COVID- 19—es “LA”, no “EL”, pues es una enfermedad, según CARLOS MARÍN—y centré de nuevo mi atención en el problema de la violencia…

Y no era para menos…

Dígame si no: entre el jueves y en la mañana del viernes, en Cajeme se registraron 7 asesinatos y dos personas lesionadas…

No es un caso menor, señor mío…

Una vida perdida de una persona que presuntamente se dedica a actividades ilícitas, debe ser—y de hecho lo es desde el punto de vista del valor de la vida—tan impactante como la de cualquier otro ser humano…

La pandemia nos ha hecho olvidar la crisis de violencia que ya veníamos padeciendo desde años atrás…

Cientos de miles de jóvenes han muerto en una matazón sin cuartel entre bandas del crimen organizado…

Varias generaciones de mexicanos se han visto mermadas por esta situación que ha rebasado a sucesivos gobiernos nacionales…

El actual Gobierno de la Cuarta Transformación, culpa a sus antecesores de haberle heredado un hoyo negro de corrupción y que por ello la delincuencia organizada no se ha podido contrarrestar…

En alguna medida, no le falta razón al Presidente AMLO, pero en otro aspecto, falla en su definición de las cosas: en dos años grupos del narco se han burlado del Gobierno. Sucedió en Culiacán, ocurrió en Michoacán, en Hidalgo, en Puebla, en el Estado de México, en la capital del país, en el noroete de México…

“Abrazos, no balazos” y todas esas cosas han hecho que el número de muertos se dispare exponencialmente…

Las cosas como son…

¡OH, LA LÁ! ANTEAYER SE VOLVIERON “locos” los críticos de AMLO, luego de que el Gabinete de Comunicación Estratégica de LIÉBANO SAENZ y FEDERICO BERRUETO, agregó a las encuestas que registran resultados humillantes para los expresidentes, resultados para López Obrador, que seguramente lo tiene muy enojado: ocho de cada diez mexicanos aprueban que al presidente en funciones también se le investigue…

Y conste: esta encuestadora goza de gran prestigio…

Y ACÁN, EN CAJEME, ESTÁ por terminar—si no es que ayer mismo terminó—su serie de programas digitales el político y empresario RICARDO BOURS CASTELO…

Cuestiones que tienen qué ver con las reglas del INE, obligan a dar por concluido este ciclo, en cuyo desarrollo a Ricardo le fue muy requetebién, tanto así que a otros aspirantes a la Gubernatura, les ha dado por seguir este procedimiento…

Que además, es algo que se vale…

Y POR ÚLTIMO, HOY A PARTIR de las 11 horas, el equipo de ERNESTO GÁNDARA realizará un zoom directamente conectado para Cajeme…

Ya le contaré…

Es todo.

Le abrazo.

 m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios