Opinión

Un zoom con Ernesto Gándara, ‘El Borrego’, y Eduardo Bours en una foto tomando café con Pedro Ángel Contreras

Rumbos

por

/x
Mario Rivas, columnista

Mario Rivas, columnista

ESTE FIN DE SEMANA FUE “espectacularmente” mediático. Le llueve sobre mojado al presidente AMLO. Y no precisamente por sus “adversarios” que de un tiempo a acá se han dedicado a surtirle durísimo en redes sociales.

No tanto por eso.

La realidad es que sus hechos lo están señalando. Sus errores como administrador de los bienes gubernamentales, que se supone son del pueblo, se han vuelto en su contra. Hablemos claro.

Mire usted: la nota fuerte de hoy en todos los medios del país, si bien se generó desde el pasado fin de semana, hoy pondrá a temblar a enemigos y amigos de AMLO.

No es producto de un diagnóstico interesado de algún enemigo del presidente. Se trata de una exposición de hechos ante legisladores de Morena, nada menos que por el secretario de Hacienda, ARTURO HERRERA. Incluso, una frase quedará vigente para los tiempos por venir. Una frase como la de López Portillo en 1981 (“Defenderé el peso como perro”) o aquella como aquella cincelada por CARLOS SALINAS (“El error de diciembre”).

Esta, la de hoy, la de los tiempos de la pandemia en México, es, incluso, más coloquial: “Se acabaron los guardaditos”.

¡Quién lo hubiera pensado, o siquiera imaginado! Que el serio y comedido titular de la SHCP, sería quien con una sola frase echaría por tierra todos los mitos que cotidianamente ha acumulado el presidente de México.

Qué “guardadito” se lo tenía.

De pronto, con un golpe de veracidad y responsabilidad con su nación, este valiente funcionario, ARTURO HERRERA, se metió en la simpatía del pueblo mexicano.

Y esto es lo que los ciudadanos estaban clamando a gritos: que le hablaran con la verdad. Basta ya de mentiras “piadosas”. La realidad del país no espera más. La presentíamos, muchos la describían, pero la versión oficial siempre estaba presta a rebatir lo que la situación de todos los días le mostraba a la gente.

Puede ser que Herrera no haya tomado por su cuenta y riesgo la decisión de hacer este enunciado catastrófico. Puede ser. Después de todo, el secretario de Hacienda en turno, siempre ha sido el que baja de su nube al presidente populista aunque al final ha prevalecido la palabra presidencial.

(A HUGO B. MARGAIN lo despidió de la Secretaría de Hacienda el presidente LUIS ECHEVERRÍA por haberse atrevido a decir la realidad económica del país).

Ya no hay Fondos de inversión. Ya no hay fideicomisos. Ya no hay nada qué pellizcarle a los presupuestos federales, ya de suyo anoréxicos desde principios de año.

En suma y repito: “se acabaron los guardaditos”.

Y lo peor, lo terriblemente peor: la crisis económica no tiene antecedentes desde 1932, cuando la Gran Depresión de 1929, en los Estados Unidos.

En fin, así las cosas, señor mío.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

¡AH, QUÉ LAS HILACHAS! Si supiera usted en la que me metí este sábado anterior…

Todo empezó a principio de semana cuando mi amigo JUAN PEDRO ROBLES, del equipo cercano de ERNESTO GÁNDARA CAMOU, me llamó por teléfono para invitarme a formar parte de un colectivo de periodistas para establecer una conversación mediante un zoom, a realizarse el sábado…

O sea, este que recién pasó…

Dije que sí, tal vez sin reflexionarlo debidamente y, allá por el jueves o viernes me llamó GUILLERMO SILVA MONTOYA, también del equipo cercano de El Borrego…

Me confirmó la agenda: empezaría a las 11 de la mañana del sábado…

Pero yo tenía un compromiso inalienable a las 12:15 y le comenté que tal vez me tendría que separar del grupo antes de que terminara la charla. “No hay problema. A la hora que tú decidas te pelas y ya”. Muy en el estilo festivo de Memo…

Apoyado en la habilidad de una nieta de 9 años, no hubo mayor problema para “operar” el celular. Con todo respeto para todos, no me gustó el método, si bien tengo que reconocer que en estos tiempos de pandemia, es absolutamente necesario…

Tuve la sensación que la intercomunicación entre personas, es fría, distante, impersonal…

O será que no estoy acostumbrado. O será que cuando converso con alguien, acostumbro mirar a los ojos, oír y escuchar en la cercanía de un escritorio o de una mesa, a quién le pregunto cosas y me explica. Y si no estoy de acuerdo con la respuesta, hacérselo saber, debatir si es necesario cuidando forma y manteniendo el debido respeto…

En algún momento de la plática, Ernesto dijo una frase que me gustó: “no soy ni seré candidato oficial, eso ya no existe en la política, yo no soy candidato oficial de nadie, la propia gobernadora lo ha dicho, no hay candidato oficial”…

Se me antojaba decirle que sí había todavía candidatos oficiales, y que si él resultaba candidato—y estoy cierto que lo será—no solamente sería el candidato oficial del PRI como partido, sino del PRI como gobierno de Sonora…

Pero también le habría dicho que no estaría solo como candidato oficial, pues habrá otro que lo será de Morena como partido en el poder presidencial…

Quien resulte candidato, que estoy seguro será ALFONSO DURAZO MONTAÑO… ¿Y sabe usted, igualmente, por qué no me gustó lo del Zoom?...

No me gustó porque en algún momento, cuando mi primera pregunta pareció haber sido mal planteada o simplemente porque así se entendió, no tuve la oportunidad de hacer la debida precisión…

Tal vez no fue relevante en sí misma, pero lo fue para mí. Inicié expresando que para mí era un enigma lo de la alianza entre RICARDO BOURS CASTELO Y ERNESTO GÁNDARA. Que veía cómo la llamita de la alianza entre ambos, se estaba apagando…

La respuesta de Ernesto me hizo sentir que mi pregunta, o la había planteado mal o se me había entendido mal. Ernesto puso mucho énfasis en su amistad con Ricardo (algo que yo también enfaticé), que se podía apagar la llamita en la alianza pero jamás la de su amistad con el político cajemense, y, bueno, me quedé con la sensación de ser algo así como el villano de la película…

Lo más amable, el gusto de todos de volvernos a encontrar así fuera de esta manera. Y desde luego, el placer de saludar a mis colegas, algunos de ellos, amigos entrañables…

“Haiga sido como haiga sido”, el solo hecho de intercambiar saludos y atestiguar el hito histórico de un reinicio de la batalla política cuyo punto de quiebre será en 2021, me produjo un verdadero placer, como amigo y como periodista…

Ciertamente, El Borrego es el priísta más aventajado en esta etapa preliminar… Bueno, así veo yo las cosas…

Y HABLANDO DE OTRAS COSAS, (aunque de lo mismo o relacionado con ello), ayer circuló profusamente en redes sociales una foto que llamó poderosamente la atención del respetable…

En ella aparecen, tomando café en un restaurante, el exgobernador de Sonora, EDUARDO BOURS CASTELO Y EL EXDIRECTOR DEL ISSSTESON, PEDRO ÁNGEL CONTRERAS, de quién se dice podría ser la carta fuerte—eso dicen algunos, yo no lo creo—dentro del PRI…

Leí algunos comentarios favorables para Contreras, incluso, uno que lo describe como posible Caballo Negro del tricolor…

Intrigado por esta fotografía, le mandé un mensaje a Eduardo preguntándole si Pedro Ángel es su amigo y en qué lugar se llevó a cabo este “Cafecito”…

Su respuesta llegó media hora después. Textual: “Sí es amigo. Colaboró conmigo en la campaña al Senado. Es un buen hombre. El café fue en el Moka de Obregón. Es una buena persona. Creo que después de Ricardo, mi hermano, sería el mejor, bastante más que Gándara. Aunque no creo que tenga muchas posibilidades”…

 ¡Gulp!...

Y POR ÚLTIMO, MAÑANA UN TEMA SOBRE ADELAIDO LÓPEZ, un excelente representante de la izquierda en el sur de Sonora…

Mañana…

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios