Opinión

Claudia, resta un año de su Gobierno

De Primera Mano

por

/x
Francisco Ruiz Quirrín, columnista

Francisco Ruiz Quirrín, columnista

ES MUY PROBABLE que poniendo los resultados obtenidos y lo que falta por hacer, la evaluación sea positiva para la administración estatal que ha encabezado Claudia Pavlovich Arellano.

Ayer cumplió cinco años desde su llegada a Palacio de Gobierno y lo más destacado es haber recogido los escombros que le dejó su antecesor y reconstruir una “casa colapsada”.

Logró levantarla de nuevo e impuso orden en el manejo de los dineros públicos, logrando sacar del hoyo a una entidad mal calificada en diversos rubros, hasta ponerla en los primeros lugares, sobre todo en rendición de cuentas, transparencia y eficiencia en el manejo de los recursos.

Los retazos en el rubro de caminos, salud y educación, se reconstruyeron hasta armar el rompecabezas, aunque en Salud se ha hecho sufrir a decenas y decenas de pacientes por la falta de medicamentos.

Pero Claudia sabe que uno de sus mayores retos es disminuir la pobreza de miles de sus paisanos y cumplir su promesa de campaña de combatir la corrupción y castigar a quienes dispusieron del dinero de los sonorenses en el pasado.

En estos rubros existen varios pendientes. No ha podido cumplirlo del todo.

Los cinturones de miseria continúan en varias regiones de la entidad, sobre todo en el sur y la falta de apoyos del Gobierno Federal ha menguado en muchos aspectos el avance.

Si bien es cierto que Sonora no ha resentido los grandes efectos del desempleo y hasta presume la llegada de nuevas empresas y la reinversión de las ya instaladas, el crecimiento del cuatro al cinco por ciento de los pasados años se ha visto frenado por el escenario que vive el país y la pandemia.

En el combate a la corrupción, se abrieron decenas de expedientes contra exfuncionarios públicos por haber dispuesto dinero público y podrían ponerse sobre la mesa otras tantas justificaciones jurídicas o no jurídicas, pero la historia registrará una realidad: Los sonorenses no recuperaron lo robado.

Podrían seguir disfrutando lo dispuesto de manera indebida los corruptos, pero – eso sí- el antecedente de su pésima imagen es algo que difícilmente olvidarán los sonorenses y ello se puede confirmar plenamente con el desdén al Partido Acción Nacional en el Estado, que no ha podido levantarse de la lona.

Podría ser ahora una espléndida oportunidad para que el gabinete estatal, pusiera en práctica un ejercicio de autocrítica para reconocer primero, que en el castigo a los corruptos, quedan debiendo al pueblo de Sonora.

Sin embargo, restan 364 días del sexenio “Claudista”.

Algo más podría lograrse en la parte final.

Isssteson regresa “a la normalidad” al reactivar al cien por ciento los servicios que por la presencia del COVID-19 se habían modificado en sus hospitales… José Martín Nava Velarde, que es el titular de este organismo, dijo que han iniciado la aplicación de un plan que permitirá acabar con el rezago de consultas reprogramadas con especialistas, así como cirugías aplazadas por el tema de la pandemia… Añadió que en los casos de los hospitales “Ignacio Chávez” de Hermosillo y “López Mateos”, de Ciudad Obregón, así como los nosocomios del instituto en Guaymas y Nogales, se trabajará en tres turnos (es decir, las 24 horas) los siete días a la semana, para sacar adelante los procedimientos quirúrgicos pendientes… Lo que sería también muy útil para que el Isssteson logre su propósito, es que Nava Velarde ponga en práctica un sistema para el establecimiento de un diagnóstico que permita saber el estado de salud de todos los pacientes que se vieron afectados por la reprogramación de citas con especialistas y, sobre todo, con quienes recibieron la fatal noticia de que su cirugía se aplazaría por tiempo indefinido…

Con toda franqueza, estamos hablando de una reprogramación de intervención en personas, no de máquinas… Pero dado el generoso objetivo, sin duda lo podrán resolver.

TODA UNA vergüenza, que las y los legisladores de Morena y defensores de la 4-T, argumenten que a pesar de que solo se programó una obra pública para Sonora en el 2021, según el presupuesto del Gobierno Federal, “se van a repartir en programas sociales 6,500 millones de pesos”… Es decir, “se va a hacer feliz a la gente”… ¿Y la promoción de la reactivación económica? ¿Y las obras que los sonorenses exigimos desde hace años? ¿Y ese dinero que surge de los impuestos de quienes trabajan, será parte de un barril sin fondo?

Comentarios