Opinión

“Yo no me escondo de nadie, me reúno a platicar y tomar café con la gente”, dice Eduardo Bours Castelo

Rumbos

por

/x
Mario Rivas, columnista

Mario Rivas, columnista

NO VOY A PREGUNTARME —ni preguntarle a usted— quien podría estar detrás de las “noticias falsas” que de unos días a acá, han inundado las redes sociales.

Agreden y difaman a la gobernadora CLAUDIA PAVLOVICH. Sin embargo, son tan descabelladas que los usuarios de las redes identificaron la marca.

Yo recibí, en mi WhatsApp, dos textos. Uno acreditado a DIEGO FERNÁNDEZ DE CEVALLOS y otro a una mujer.

Rápidamente, apareció en la parte superior la alerta: son falsas.

Ahora bien: no estoy descubriendo el hilo ni el agua tibia. Los cibernautas se pintan solos para detectar y borrar el mensaje apócrifo.

Empero, es indignante que los cobardes que se escudan en la oscuridad del anonimato aprovechen esta circunstancia para llevar agua a su molino de intereses nefastos que, con frecuencia, ni siquiera saben como sacarle raja a la coyuntura.

Yo no tengo elementos para afirmar que este procedimiento viene de tal o cual corriente política. Alguien podría decir que es la escuela que nos dejó la riada de chairos que, en aras de hacer sucumbir el Gobierno de ENRIQUE PEÑA NIETO, lo hicieron víctima de toda suerte de golpeteos y calumnias que terminó por horadar la piedra priísta que protegía, de muy mala manera, al expresidente.

Ese sistema que tanto éxito obtuvo para derrotar a los adversarios del Gobierno priísta, hoy se ha vuelto contra su principal operador. Y AMLO se queja de la cobardía de otros.

Y en este contexto de toma y saca, ya nadie sabe de donde provienen los ataques. Hoy la víctima es Claudia. Pero la ofensa es demasiado burda. De tanto que lo es, resulta inverosímil.

Tal es la cuestión.

Yo no sé sí por su condición de mujer o porque los astros están alineados a su favor, pero el caso es que los ataques en su contra desde el anonimato, siempre han fracasado.

Usted recordará que en la campaña para gobernador, el equipo del gobernador GUILLERMO PADRÉS ELÍAS, orquestó una maniobra con la que, se dijo, Claudia, la candidata, quedaría borrada del mapa.

Llevaron a cabo la truculencia más despreciable que uno pudiera imaginarse y, ¿qué fue lo que pasó, caro lector? ¡Qué Claudia Pavlovich vio cómo sus bonos se disparaban hacia arriba lo que derivó en una contundente victoria en las urnas!

Algunos que por primera vez jugaban el juego sucio de la política, entendieron que, como en todas las actividades de la vida, en política se aplica aquello de que “con la vara que midas, serás medido”. Esto, justamente, fue lo que ocurrió en 2015.

Ahora han vuelto a las andadas. Tal vez no sean los mismos. Pero si son las mismas mañas. Y Claudia no va a contestar. Lo harán los astros, ya verá. Y a la vuelta de los meses, verán que el que ríe al último, ríe mejor.

Por lo pronto, seguiremos hablando de política, aún con sus malas artes. Con sus lados oscuros y sus traiciones.

Los tiempos pueden cambiar. Por desgracia, los hombres no cambian.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

¡AH, QUÉ LAS HILACHAS! No cabe duda que el exgobernador EDUARDO BOURS CASTELO, es ave de tempestades, aún cuando ni siquiera se lo propone. La verdad sea dicha, el también exsenador, siendo un ciudadano que privilegia la amistad y la buena convivencia humana, nunca está esperando que sus actitudes van a generar ventarrones en los cochupos políticos de Sonora, solo porque asistió a un restaurante a tomarse el cafecito con los cuates…

Como acaba de ocurrir en su encuentro con tres conocidos militantes del PAN, en el restaurante “Sofia´s”, localizado en la confluencia de Veracruz y Morelos, en Ciudad Obregón…

La verdad, señor mío, nada para sorprender a nadie: GILDARDO REAL, diputado local panista, coordinador de la bancada blanquiazul; RAFAEL DELGADILLO, regidor cajemense, y CARLOS CASTRO, presidente del PAN en el Municipio de Cajeme…

Veamos: cuatro cajemenses que se conocen muy bien, uno que fue gobernador y los otros tres con amplia trayectoria en el activismo partidista, deciden juntarse a tomar el café y agua, en un tranquilo comedero situado en una apacible colonia al norte de Ciudad Obregón…

Seguramente habrán platicado de política, incluso, daría por hecho que se intercambiaron puntos de vista sobre la situación que guarda la nación en el Gobierno de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR…

¿Y qué?...

Eduardo me dijo un día, hace años, que él nunca se anda escondiendo de sus amistades o simple conocidos…

“Nunca me escondo para reunirme a tomar café y platicar con la gente”, me comentó Eduardo… Particularmente, me hubiese gustado estar presente en esa reunión…

Como periodista, sin duda hubiese valido la pena…

Pero, bueno, así son las cosas…

DÉJEME DECIRLO: AYER HICE REFERENCIA AL SALTIBANQUISMO DE algunos líderes sindicales que de andar de un partido a otro, han hecho su modus vivendi…

Tal ha sido el caso, por ejemplo de MARIO VILLALOBOS, el dirigente del Sindicato de la Secretaría de Salud en Sonora…

¿Cuántos años lleva en esa posición Villalobos?...

Ciertamente, se ha eternizado en el puesto…

Fue priísta de ocasión y panista con GUILLERMO PADRÉS ALÍAS, y ahora ya se toma fotos en cálido abrazo con ALFONSO DURAZO…

O sea, que va para Morena…

Ah, casi lo olvido, me estaba brincando su regreso al PRI cuando ganó la gubernatura CLAUDIA PAVLOVICH…

Ahora se ha puesto a disposición de Durazo, “para lo que guste mandar el señor”…

Mario Villalobos no es una perita en dulce. De hecho, me cuentan que sabe “vender caro su amor” en la política… Se dice que en el fondo están los privilegios que ha disfrutado por años…

Verbigracia: 136 comisionados al sindicato, entre ellos, médicos, enfermeras, familiares cercanos y algunas cosas más cuya definición mejor me reservo…

Una fuente me ha dicho que todo esto le cuesta al Estado alrededor de 4 millones de pesos al mes, es decir, unos 48 millones anuales…

Quién sabe, eso se dice…

Mire usted, el sindicalismo a la vieja usanza es algo que no se ha podido erradicar ni modificar…

Por ejemplo, ¿qué pasó con CARLOS ROMERO DESCHAMPS, el supermillonario líder del Sindicato de Pemex?...

Hasta donde se sabe, le perdonaron sus pecados a cambio de entregar la plaza sindical en forma tranquila…

¿Dónde se encuentra Romero Deschamps?...

En la cárcel por supuesto que no… Volviendo al “rancho”, lo de Mario Villalobos se parece un tanto a lo que ha ocurrido en la CNC…

Está el caso de SALVADOR SÁNCHEZ PEÑUELAS. Trabajó para Padrés, con doble cachucha…

Y LAMBERTO DÍAZ NIEBLAS, que dejó el PRI y se fue al PAN y después con Morena…

¡Y muy en serio! ¿He?...

Alguien me preguntaba que sí ¿cuántos votos calculo yo que personajes como cualquiera de los mencionados, le podría significar a un partido de oposición?...

Honestamente, dije que no creo que alguno de ellos pueda tasarse en votos porque ninguno, la verdad, tiene presencia social…

Y menos los líderes sindicales…

Ahí está otro caso, el de LEONEL REYES LEYVA, que con un bajo perfil colabora con SERGIO PABLO MARISCAL…

Como verá usted, la visa es así…

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios