Opinión

Entre pasillos

viernes, 15 de enero de 2021 · 05:45

A Morena le crecen los enanos en su circo. La insistencia de Sergio Pablo Mariscal de buscar la reelección en Cajeme, pese a que muy pocos lo respaldan, es solo un ejemplo de lo que ocurre en varios municipios, donde muchos se están apuntando en listas que se hacen interminables para buscar una candidatura. Son tantos que quieren mandar, pero muy pocos los que desean trabajar.

Son tantos los problemas internos que ya escalaron hasta el precandidato Alfonso Durazo, quien ha tenido que apechugar y tomar decisiones impopulares con tal de calmar las aguas. Una de ellas, nos cuentan, fue aceptar en su equipo a Margarita Vélez de Mariscal, que quiere sí o sí amarrar un buen cargo en un futuro gobierno y, sobretodo, una diputación federal.

Donde ya no ven lo duro sino lo tupido es en el equipo del “Borrego” Gándara; mientras en el PAN muchos se bajan de la alianza, en el PRI no se ponen de acuerdo sobre quiénes serán los candidatos y en el PRD ven todo ese caos mientras comen palomitas, pues ellos sólo piensan en que ya amarraron su sobrevivencia. Nos dicen que hay tal caos que el precandidato Gándara dejó todo en manos de sus cercanos ante el desgaste que representan las negociaciones.

La que no entiende que no entiende es Chayito Quintero; la alcaldesa, por sus pistolas, permitió que el transporte alzara sus tarifas, pues los compromisos con los concesionarios eran bastantes, sin importarle ni la opinión ni la alicaída economía local. Quintero, que no escucha ni a su sombra, aun así, pretende seguir en búsqueda de la reelección.

El que ya anda moviéndose seriamente para lograr la alcaldía de Cajeme es Abel Murrieta; el exprocurador del estado se reunió con diversos grupos para afianzar sus pretensiones, en una contienda que lo coloca, al menos ahora, entre los favoritos. Falta definir si irá por un partido (se escucha Movimiento Ciudadano) o se irá por la libre.

 

Comentarios

Otras Noticias