Opinión

La politiquería contra la vacuna rusa Sputnik V

La Tertulia Polaca
miércoles, 10 de febrero de 2021 · 07:07

Un señalamiento histórico de la derecha mexicana a la izquierda de la misma nacionalidad, es que estos últimos viven ideológicamente en la nostalgia de la guerra fría y en el idilio con la desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Pero paradójicamente parecería que es ese sector conservador de derecha el que no se ha enterado que el muro de Berlín ya cayó hace más de 30 años y que la Rusia de hoy por hoy es tan capitalista y global como cualquier otro país occidental.

Aparentemente les sigue causando repulsión todo lo que sea desarrollado y producido en esa nación euroasiática, como es el caso de la vacuna Sputnik V.

Se comportan como pseudoglobalistas que de manera ramplona critican al presidente López Obrador de no tener una visión global más allá de su natal Macuspana, pero de manera contradictoria cuando se multiplican las opciones en este mundo global, son los primeros que alzan la voz pontificando que el único mundo global existente se limita a Estados Unidos y Europa, lo demás no existe. En el efecto de este análisis no existe Asia, donde precisamente se ubican los países con las mejores gestiones ante la pandemia.

Sputnik V es una de las tres vacunas del mundo con una eficacia superior al 90%. Se ha determinado una eficacia de la vacuna del 91.6% en base a los datos de 20 mil voluntarios que recibieron la primera y la segunda inyección de la vacuna Sputnik V.

A diferencia de la vacuna de Pfizer y BioNTech, Sputnik V puede almacenarse en un refrigerador en lugar de en un congelador, lo que facilita su transporte y distribución en los países más pobres y cálidos. La transportación de Pfizer- BioNTech exige contenedores especiales con hielo seco, sensores térmicos y rastreadores GPS para garantizar que las vacunas puedan transportarse a -70 grados Celsius, aunque su efectividad es del 95% con dos dosis aplicadas, con una diferencia de 21 días entre la primera y segunda inyección.

La vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca tiene una efectividad del 76% contra la infección sintomática durante tres meses después de una dosis única, y la eficacia mejora a un 82.4% cuando se administra una segunda inyección. Entonces, ¿por qué esa andanada de descalificaciones contra esta vacuna rusa que inició con el ya muy característico histrionismo de la senadora Lilly Téllez?

Porque evidentemente la oposición le estaba apostando a que no funcionara nada de lo que el Gobierno Federal ha aplicado para tratar de contener esta pandemia que afecta a todo el mundo. Hasta hace muy poco la crítica era que no había vacunas en México, mientras en otros países ya se estaban aplicando, ahora que ya están llegando las vacunas, el objetivo es demeritarlas a como dé lugar.

Por otra parte, mientras los partidos políticos de oposición han sido incapaces de articular una narrativa sólida y sustancial para lograr ser un mínimo contrapeso del Gobierno Federal, la estrategia opositora ha sido depositada en gran parte de los medios de comunicación y ciertos grupos de élite académica, ambos círculos adictos al dinero del erario y privilegios concedidos por los anteriores gobiernos, pero que hoy viven en una permanente irritación debido a la pérdida de esas prebendas.

En recurrentes nados sincronizados han ido orquestando toda una estrategia para anunciar un apocalipsis del anticipado fracaso del Gobierno Obradorcista y para documentar este futuro fracaso que ya dan por un hecho, echan por delante a supuestos especialistas como los agoreros de la catástrofe sanitaria.

Tal es el caso de Laurie Ann Ximénez-Fyvie, autora del reciente libro “Un daño irreparable”, con el sensacionalista subtítulo de: La criminal gestión de la pandemia en México. Tanto la autora como el libro, han sido multipublicitados en los medios de comunicación como prominencias epidemiológicas.

De acuerdo con la página de la UNAM, Ximénez- Fyvie egresó como cirujano dentista en 1994 de la Facultad de Odontología y de entre 1995 a 1998 cursó su doctorado en Biología Oral en Ciencias Médicas por parte de la Universidad de Harvard.

Aunado a esto, también tomó cursos adicionales en Microbiología y en Purificación y Caracterización de Proteínas. Y desde el año 2000 es jefa del Laboratorio de Genética Molecular de la Facultad de Odontología de la UNAM. Su área de investigación específica son en torno a las enfermedades periodontales, que se refieren a las localizadas en las encías y estructuras de soporte del diente.

Con esa autoridad intelectual, la odontóloga escribió contra la gestión federal ante el COVID-19 para la editorial Planeta y en nueve capítulos describió los errores encabezados por López- Gatell.

Hace dos días un grupo de académicos, científicos, intelectuales, políticos e integrantes de la sociedad civil dirigieron una carta al presidente de México, en la que se asumen como voceros de la sociedad mexicana y adoptan el rol de expertos en manejo de pandemias y proponen en siete puntos una serie de medidas para “salvar vidas” durante la pandemia del COVID-19.

Así da inicio dicho documento: “Presidente Andrés Manuel López Obrador, nos dirigimos a usted esperando que se encuentre en plena recuperación y en el entendido de que le interesa escuchar a la sociedad y sus preocupaciones en todos los temas, en especial aquellos que tocan a la pandemia de COVID-19, así como sus graves consecuencias en la economía y la sociedad nacional”.

Entre los firmantes, destacan el historiador Enrique Krauze; el escritor y director de la revista Nexos, Héctor Aguilar Carmín; el presidente del CIDE, Sergio López Ayllon; el biólogo y científico, Antonio Lazcano Araujo; el senador independiente Emilio Álvarez Icaza Emilio, así como los académicos de la UNAM, José Woldenberg y José Sarukhán Kermez, entre otros.

Todos estos personajes son solo instrumentos de lo que a mi juicio es algo mucho más grande, en el que el objetivo va más allá de este proceso electoral 2021, y el verdadero afán es la articulación de un golpe blando que impida que López Obrador concluya su período constitucional.

Esto nos muestra la pequeñez ideológica y política del sentido humano que pueden tener gran parte de los opositores al Gobierno Federal, que están dispuestos a hacer lo que sea e incluso tratar de descarrilar una gestión sanitaria que involucra a todos los mexicanos en aras de recuperar sus privilegios.

Fuente: Aarón Tapia

Comentarios

Otras Noticias