Opinión

¿México es el país de las cortinas de humo? Sí lo es y no advertimos qué están tapando

Rumbos
jueves, 25 de febrero de 2021 · 08:11

ME ENCONTRÉ CON UN VIEJO AMIGO EN UNA tienda de conveniencia, el otro día. Después del saludo de rigor, siguieron las preguntas. Yo preguntaba por los amigos comunes que se quedaron en el barrio junto con él. Él preguntaba por los cuates de barrio que casi al mismo tiempo que yo, se echaron a volar en busca de nuevos horizontes. Muchos ya se nos adelantaron. Algunos apenas en los sesenta. Otro, cerca de los setenta. El resto, ha sobrevivido. Algunos han triunfado. Verbigracia: MIGUEL ÁNGEL MURILLO AISPURO, actual secretario de la Contraloría en el Gobierno del Estado. --¿Y qué me cuentas del ‘Güero’ Bujaida?— me preguntó. --Se nos perdió. --Qué lástima. Creíamos que triunfaría como cantante. --Así es la vida. Mi amigo evocó los tiempos de extrema pobreza en que le tocó vivir. “Cuándo íbamos a pensar que tú te codearías con presidentes municipales, con diputados federales y locales y hasta con gobernadores”, dijo, con un suspiro de resignación. --Te lo vuelvo a decir: así es la vida. Nadie sabe lo que le depara el destino. Miguel Ángel Murillo siempre aspiró a ser actor y director de teatro y míralo, estuvo a un tris de ser candidato a gobernador. --Sí, hombre. En la Ladrillera quedamos muchos contemporáneos de Murillo y tuyos. Nos ponemos a platicar hasta ya muy noche cuando vemos en los periódicos una foto tuya con algún personaje de la política. --A esas cosas yo ya me acostumbré. Son situaciones que se dan y ya. En realidad, la experiencia solo me compete a mí. A Murillo. Y quien se encuentra en las mismas circunstancias. Me despedí de aquel antiguo amigo de la adolescencia en el viejo barrio de La Ladrillera, en Ciudad Obregón. Con 75 años a cuestas, ni él ni yo le apostaríamos a un nuevo encuentro. A veces estas coincidencias después de los setentas, se asumen como despedidas. Especialmente porque vivimos en diferentes mundos. Horas después de habernos despedido volví a pensar en las palabras que me dijo, en lo que la vida nos dio a cada quién. De aquella muchachada que cada Diez de Mayo le cantaba las mañanitas a la maestra de primaria, esposa del profesor JOSÉ MARÍA RUIZ, muy poco quedaba. Y así lo tuvimos qué reconocer. Yo reflexioné en esa charla inesperada. Involuntariamente, recordé la época que trabajé en el monte de Tórim, haciendo carbón. Y con mi padre, mirando las nubes al atardecer y soñando con un futuro que en aquellas circunstancias se antojaban una fantasía imposible de realizarse. El 3 de septiembre de 1981, me vinieron a avisar a mi oficina de director de El Observador, periódico de reciente creación, que mi padre, mi amado viejo, había muerto de un infarto mientras laboraba en su pequeña parcela, al sureste de Navojoa. Viajé hasta el ejido de mi padre acompañado de la carroza de funeraria Ceballos. Sus compañeros lo habían trasladado a su vivienda y depositado en la cocina. Allí lo vi por última vez. Pero muchas veces, cientos, tal vez miles de veces, he platicado con él en el silencio de una madrugada, en los momentos de aflicción. Siempre lo he tenido cerca. Al día siguiente, durante el velorio, al ver la multitud de flores, de coronas, la infinidad de telegramas, le hice una pregunta histórica a aquel hombre que tanto había significado para mí: “¿Pensaste alguna vez, cuando nos divertíamos con las figuras que hacían las nubes, que el gobernador del estado enviaría una gran corona y un bonito telegrama por tu fallecimiento?”. Me respondí por él: “No, jamás”. Por eso digo: nadie puede imaginarse lo que nos está esperando allá, adelante. Es lo mágico de la vida. En fin. DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ ¡AH, QUÉ LAS HILACHAS! PUES RESULTA QUE ANDRÉS RICO PÉREZ, dijo que siempre va por el local XVII, de Cajeme, muy a pesar de que los números no le alcanzan… Usted recordará que Andrés estuvo titubeante en cuanto a la decisión que habría de tomar… Ante la realidad que definitivamente le era adversa, se echó para atrás pero algo pasó en su interior, y para sorpresa de sus cuates, saltó a la palestra al grito de “¡Sí voy!”… Particularmente, yo no le veo ninguna posibilidad a Andrés, si bien hay quiénes le acreditan virtudes de buen amigo y un buen ser humano… Y en esto yo estoy de acuerdo… El problema para él es que no se ganan las elecciones solamente porque se es un hombre bueno… Déjeme contarle: ayer me comentaba un amigo mío que era realmente interesante lo que está ocurriendo con el Distrito 17, y ya revisando los números, caigo en la cuenta de que, efectivamente, estamos frente a una circunstancia muy curiosa, por decir lo menos… Fíjese bien, caro amigo: si Andrés Rico concreta su candidatura, serían tres los candidatos a un mismo cargo desde diferentes partidos, que fueron colaboradores en una misma Administración Municipal… Los otros dos, serían DENISSE NAVARRO y ONOFRE MUÑOZ… Y los dos, con Andrés Rico, colaboraron en la administración de FAUSTINO FÉLIX CHÁVEZ… Por cierto, el Distrito XVII ha sido uno de los más codiciados del PRI, en esta campaña… Dígame si no: puestísimos están GABRIEL BALDENEBRO, ANA MARÍA CASTRO, JOSÉ ENRIQUE GUERRA FOURCADE, KIKI DÍAZ BROWN, y ahora ANDRÉS RICO… Tengo, para mí, que lo peor que le podría pasar al PRI en Cajeme, es que ninguno de los cinco sonantes tricolores ganara la elección… Digo, se dan cosas… ¡Y AGÁRRATE, GENOVEVA, QUÉ VAMOS A GALOPAR! TAMAULIPAS ARDE, el gobernador FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA, ha sido puesto en la picota del linchamiento judicial y mediático tras del ramalazo que DAVID COLMENARES, titular de la Auditoría Superior de la Federación, asestó al Gobierno de la Cuarta Transformación… ¡Y en qué forma!... Hay quienes piensan que se trata de una cortina de humo (lo de García Cabeza de Vaca), para contrarrestar el golpe de la ASF, que no saben cómo contrarrestar… Afirman que la acción vengativa es muy burda y enseñaron el cobre en forma torpe, pues fue la Fiscalía General de la República la que presentó la denuncia contra el gobernador de Tamaulipas, fuerte crítico de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR… Quien sabe… Otros, dicen que lo que hizo Colmenares fue una osadía y que AMLO actuó en consecuencia… ¡Vaya usted a saber!... Hay una tercera versión, que apunta a un golpe muy duro contra el PAN y, consecuentemente, contra sus socios en la Alianza que el PRI, PAN y PRD, han acordado… Esta tiene sentido, no crea usted… Bien vistas las cosas, haber destapado la enorme serie de fallas, de errores y quien sabe de cuántas cosas más, en el caso del aeropuerto de Texcoco, bien pudo ser un error de inteligencia de Colmenares… Como haya sido, se está llegando la hora de las definiciones en materia de decisiones que se tengan que tomar de un lado y otro… ¡Ojo chícharo!... Y POR ÚLTIMO, ¿SABE USTED quiénes son los influyentes de Sonora que antes de tiempo y solo por sus pistolas se vacunaron en Sonora? Uno de ellos es MARIO VILLALOBOS, líder de la Fstse, quien se vacunó en Guaymas… ¿Y en Navojoa?... Siguen siendo las mismas, y son ganadoras… Digo, del PRI… Es todo. Le abrazo

Comentarios

Otras Noticias