Opinión

México, ¿cuerno de la abundancia?

Índice

por Federico Osorio

Entre amenazas y promesas, la reciente ‘consulta ciudadana’ deja interrogantes que van desde el preguntarse si, en efecto, todo esto corresponde a una visión nueva de la democracia o si se trata de un conjunto de falacias para engañar a la ya de por sí abrumada población.

Las amenazas de Donald Trump coindicen con la serie de engañifas de que están rodeados estos días previos a la transición del poder en nuestra Patria.

A su vez, el Ejecutivo estadounidense trata por todos los medios a su alcance persuadir y convencer a los ciudadanos de su país, lo que no logró en las urnas, antes de la elección de representantes en el Congreso.

En cuanto a la ‘consulta ciudadana’ para definir la sede del Aeropuerto, proceso y resultado señalan hasta qué grado es posible manipular los principios democráticos disfrazándolos perversamente, por medio de costosas finalidades.

El no a Texcoco y el sí a Santa Lucís es el principio del fin de una carrera sin sentido. Fue armada con sofismas y falacias la llamada indagación, utilizando con tal efecto los medios digitales y toda clase de instrumentos informáticos para imponer la voluntad de sus promotores.

Al parecer, en apariencia, el financiamiento es algo de poca monta. Las inversiones multimillonarias hechas en Atenco y sus alrededores no importan ya. Los estudios del suelo y del medio ambiente quedan a un lado frente a la perspectiva de comenzar desde cero. México vuelve a ser, así, el ‘Cuerno de la Abundancia’, inagotable y generoso, como en tiempos de la Colonia. Al fin y al cabo, hay en abundancia oro negro y metales en sus entrañas, con los cuales reponer y hasta encubrir cualquier despilfarro.

Sin embargo, las cosas no son las mismas que hace 3 o 4 siglos.

Los consultados son, hoy por hoy, el hazme reír, la burla, de la sociedad misma a la que están adscritos. Los consultados saben hoy que habrán de pagar, peso sobre peso, el engaño de que han sido víctimas. ¿De dónde, pues, saldrán los miles y miles de millones de pesos que fueron erogados para llegar hasta donde se ha llegado con las obras de Texcoco? ¿De dónde, de qué bolsillo, se dispondrá a fin de cubrir las indemnizaciones?

Para algunos, el tema da, incluso, para suponer que de lo que se trata es de echar tierra a lo hecho por el actual Ejecutivo, por el presidente Enrique Peña Nieto. ¿Con qué objeto, es decir, para qué?

Ahí están como blanco de los impugnadores contra las reformas emprendidas por el actual régimen.

Un ejemplo es la reforma educativa con la cual se trató de poner fin al sindicalismo político, al sindicalismo retrógrado, fuente inagotable de impunidad y corrupción, modelo del uso y abuso de los derechos que implica el deber de impartir conocimientos, evitar el ausentismo y en particular impedir la arbitrariedad y el libertinaje.

Mientras tanto, el tsunami asoma por el Norte y por el Sur.

Por la frontera con Estados Unidos, el Ejército yanqui aumenta cada día el número de combatientes dispuestos a contener la avalancha, inspirados en soñar bajo el cielo de tierra extraña, dispuestos a padecerlo todo para conseguirlo. Claro, sin importar la vigencia de los derechos soberanos de otros involucrados.

Por la frontera del sur, los caravaneros se multiplican incesantemente, provocando acaso a los pobladores con el propósito siniestro de conseguir émulos en su dramática aventura, pagada por quién sabe qué poderes acechantes y maléficos predispuestos a su nefasto servicio.  

Es larga e interminable la cauda de errores y sin ningún acierto hasta ahora a causa de la famosa ‘consulta’. Han pesado en la balanza mucho más la demagogia y los barruntos de corrupción según la usanza.

Ya veremos.

 

http://federicoosorioaltuzar.blogspot.mx

 

Comentarios