Opinión

Villa Juárez, SIRM, San Carlos: ¿para qué sirve la municipalización a fin de cuentas?

Rumbos

por Mario Rivas

GUAYMAS ES GUAYMAS, DIRÍA, en alguna ocasión, la colega porteña KARLA MONTAÑO.

Y en Guaymas, es una tradición que en el Cabildo local se diriman los delicados asuntos del municipio, a punta de gritos y de malas palabras.

En otros tiempos se diría que “a sombrerazos”.

Ayer vi y escuché un par de videos de la sesión del Cabildo guaymense.

Vi un debate rijoso, con voces altisonantes. De un lado, ediles de Morena, defendiendo a la alcaldesa SARA VALLE DESSENS.

De otro, el exalcalde y actual regidor del PAN, LORENZO DE CIMA DWORAK.

Sin duda una difícil situación la de De Cima por haber sido alcalde en la inmediata administración anterior.

Imagínese: el blanco favorito de los regidores morenistas para reclamar supuestos o reales desvíos de recursos.

Pero De Cima no se deja curar en salud.

En este debate, por ejemplo, acusó a la presidenta municipal de solapar las irregularidades de OTTO CLAUSSEN IBERRI, que fue jefe de la Comuna de 2012 a 2015.

La verdad sea dicha, a todos les falta sentido común. Gastan un tiempo precioso en dimes y diretes y al final del día queda un amargo sabor de boca.

Muchos guaymenses se sienten profundamente decepcionados porque, me han dicho, llevan tres trienios fallidos —el de Claussen y el de De Cima, además de los casi cinco meses del de Sara Valle— y no ven la luz al otro lado del túnel.

El Puerto no avanza económicamente y la política no da para mucho.

Algunos colegas coinciden en que los últimos tres trienios han fracasado y esto se refleja en el deterioro de la ciudad y negocios que han cerrado sus puertas.

De hecho, tan crítica es la situación de Guaymas, que en San Carlos ya se empieza a murmurar que estarían mejor como municipio que como comisaría.

A lo mejor sí pero quién sabe.

Así pensaban muchos habitantes de San Ignacio Río Muerto hace un par de décadas.

Se unieron para exigirle al Gobierno del Estado que les apoyara para lograr su independencia y convertirse en municipio.

Durante años insistieron en esta demanda hasta que lo consiguieron.

¿Y qué fue lo que pasó?

Sucedió que desde el primer Gobierno municipal integrado por un comité, la comunidad no ha visto la suya.

Los paros de trabajadores del municipio son inacabables. Les cortan la luz por falta de pago. Los empleados se manifiesta por adeudos de tres o cinco meses de salarios.

Un verdadero caos.

Otro caso es el de Villa Juárez.

Los villajuarenses propugnaron por años para independizarse de Etchojoa. Lo lograron.

¿Y qué paso?

Que Benito Juárez no ha podido resolver su situación financiera. No hay presupuesto que le alcance.

Bien vistas las cosas, se podría decir que SIRM y Benito Juárez estaban menos mal cuando eran comisarías de Guaymas y de Etchojoa, respectivamente.

Me cae que sí.

¿Logrará San Carlos ser cabeza de municipio?

El tiempo lo dirá.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

¡Y AGÁRRATE, GENOVEVA, QUÉ VAMOS A GALOPAR! NAPOLEÓN GÓMEZ URRUTIA, el líder de uno de los sindicatos más poderosos del gremio minero de México, acaba de encabezar una reunión con líderes sindicales en el que formalizó la creación y registro de la Central Sindical Internacional Democrática (CSID), con la que pretende —se dice— disputarle a la CTM los contratos colectivos de trabajo…

¡Pobres obreros nuestros!... ¿Salir de Guatemala para caer en “Guatepeor”?...

Por lo visto así será, pues Napito cuenta con el inapelable respaldo del presidente López Obrador…

¡AH, QUÉ LAS HILACHAS! RICARDO MONREAL, coordinador de Morena en el Senado de la República, acaba de soltar una frase para la posteridad: “La Guardia Nacional no es militarización del país”…

Y entonces, ¿qué es?...

Un soldado siempre será un soldado, aunque le cambien los colores al uniforme…

Su vocación castrense ha sido pulida, formada en largas jornadas de entrenamiento y esto no se quita solo porque le cambien de nombre…

Es una realidad que no puede transformarse con buenos deseos…

La Guardia Nacional será más de los mismo, pero ahora con el arropamiento de leyes constitucionales que le darán un estatus jurídico más, digamos que democrático…

¿Y qué pasará con las policías?...

He ahí la cuestión…

Por cierto, el alcalde de Cajeme SERGIO PABLO MARISCAL anda preocupado porque nuestro municipio no está incluido en el mapa de la Guardia Nacional…

Bien vistas las cosas, no tiene por qué mortificarse pues las calles de Obregón ya están siendo vigiladas por elementos de las Fuerzas Armadas…

¿Cuál sería la diferencia?...

DÉJEME CONTARLE, CARO LECTOR: hace unos días me fui a tomar café al Gamma de Ciudad Obregón, con ENRIQUE GUERRERO BARRAZA, y en algún momento los parroquianos de una mesa vecina se levantaron para retirarse…

Uno de ellos, se acercó a nuestra mesa y me preguntó si yo era fulano de tal…

—Sí, señor, a sus órdenes…

—Yo soy el doctor RAFAEL NEDA VARGAS, y quiero decirle que soy un viejo lector de su columna…

—Hombre, se le agradece, doctor…

—El caso es que usted ha escrito en varias ocasiones de San Carlos, de su historia, y no es correcto, los tiempos que usted menciona no son del nacimiento de San Carlos…

Me sentí picado por curiosidad y quise saber por qué este médico me estaba enmendando la plana. Consideré que había una confusión porque jamás he escrito sobre el nacimiento de San Carlos sino del hombre —ejidatario— que en 1982 me visitó en mi oficina de director del periódico El Observador, cargando con una pequeña montaña de papeles con los que, según él, podía demostrar que el gobernador SAMUEL OCAÑA GARCÍA en complicidad con el líder de la CNC estatal, GERMÁN PUJOL, quería despojar a los ejidatarios de sus tierras…

Y no es que San Carlos no existiera, es que estaba en plena expansión y necesitaban las tierras ejidales que sus dueños se negaban a ceder…

El doctor Neda se extendió en la conversación: me dijo que su mamá tiene más de 90 años de edad y que ella conoce toda la historia de San Carlos. Le pregunté si se me permitiría platicar con ella y dijo que sí…

A propósito, el doctor Neda Vargas es nieto por la vía materna del ingeniero ALBERTO VARGAS MARTÍNEZ, tío de mi amigo ERNESTO VARGAS GAYTÁN… El ingeniero Vargas Martínez fue pionero de Cajeme y, bueno, esa es otra historia que valdría la pena rescatar en los tiempos por venir…

Es todo.

Le abrazo.

[email protected]

Comentarios