Guaymas

El puerto vivió una segundo trimestre del año en caída libre

Desobediencia social, descontrol y el desempleo marcaron una fuerte recesión en el puerto de Guaymas que los acompañara durante un largo tiempo
miércoles, 23 de diciembre de 2020 · 10:29

Guaymas, Sonora.- Una palabra para resumir el segundo trimestre de 2020 es la crisis económica, ya que estos meses son cuando los estragos por COVID-19 se vuelven tangibles, debido a la pérdida significativa de empleos y la reapertura de negocios que habían cerrado en medio de la recesión y un exponencial aumento de casos del virus e inseguridad. De abril a junio de este año se registraron 89 homicidios dolosos en la región y 42 personas perdieron la batalla por COVID-19, cifras con las que cerró el segundo trimestre de 2020.

Durante el cuarto mes de este año, comenzó la cuesta arriba de los casos de contagios por coronavirus, lo que generó una situación sumamente apremiante entre los trabajadores, quienes comenzaron a resentir el impacto económico. Con el cierre de establecimientos los últimos días de abril, el temor para los integrantes del sector cundió como polvorín, ya que pese a que se hacía un llamado empático para los trabajadores, lo cierto es que fue imposible para muchos solventar los gastos de la nómina, a la par de la renta y servicios.

Esto generó un aumento significativo en el número de despidos, algunos injustificados y otros de mutuo acuerdo que llegaron a la Junta de Conciliación y Arbitraje; a este punto la súplica de la Secretaría de Salud para que los ciudadanos evitaran circular por los lugares significativos y así reabrir los comercios y que la economía no cayera de manera estrepitosa, todo en vano.

Como si a la falta de obediencia para los ciudadanos en el Puerto fuera poco, el rigor se impone con la primera muerte por COVID-19, un joven cobrador de una tienda departamental, quien visitó a un centenar de guaymenses. La denuncia la elevó públicamente su cuñada, misma que exigía que la empresa se hiciera responsable para hacerle a la familia las pruebas; posteriormente generó descontento social, ya que al igual que su hermana comenzaron a circular por lugares esenciales como bancos y centros comerciales.

Incluso cuando las primeras bajas en las empresas se presentaron, lo cierto es que para el mes de mayo la situación fue apremiante para todos los sectores, esto se tradujo en una grave crisis económica a la cual se enfrentaron múltiples guaymenses y que a este punto muchos empresarios auguraron la recesión económica por la cual todavía atraviesa la región.

La expectativa se generó por parte de la población responsable que guardaba confinamiento de manera rigurosa, sin embargo conforme la falta de atención de un sector cada vez más amplio, ninguna medida implementada como los retenes, revisiones y operativos tuvo resultados positivos, ya que inició el incremento de contagios por el virus, los cuales surgían hasta 10 diarios, sin embargo se mantenía baja la incidencia por defunciones hasta ese momento sin pensar en lo que les esperaba.

Más de

Comentarios