SONORA

"Acuaférico: Una obra colgada de alfileres": Alejandro Olea Güereña

El asesor jurídico del Distrito de Riego del Río Yaqui (DRRY), señala que la obra tendrá un impacto negativo en el sur del estado, y que el Acueducto Independencia aún tiene varios juicios interpuestos

por Manuel Velázquez

/x
Cuenca del Río Yaqui

Cuenca del Río Yaqui El proyecto del Acuaférico en Hermosillo podría afectar a los municipios del sur del estado en el abastecimiento de agua

Hermosillo, Sonora.- A pesar de las declaraciones que ha hecho la alcaldesa de Hermosillo, Célida López Cárdenas, de que la obra del Acuaférico Tramo Oriente obtendrá el agua de la presa El Molinito, Alejandro Olea Güereña, asesor jurídico del Distrito de Riego del Río Yaqui, señala que esto no será así.

El Acuaférico, la obra que está proponiendo el gobierno de Hermosillo implica conectarse al Acueducto Independencia, y también implica llevar más agua al norte de la ciudad, y esa agua no va a salir de El Molinito, esa agua va a salir de la presa El Novillo, entonces no creo yo en ese argumento”.

Señaló que el ayuntamiento de Hermosillo no debió haber aprobado dicha obra cuando el Acueducto Independencia se encuentra con varios procedimientos legales pendientes, toda vez que pudiera no ser viable la inversión.

  • Una obra en la ilegalidad

Olea Güereña recordó que actualmente hay ocho juicios de amparo que promovieron los productores de la cuenca del Río Yaqui, la tribu Yaqui y el ejido Lázaro Cárdenas, que es un ejido colectivo; además hay dos controversias constitucionales que promovieron los municipios de Cajeme y San Ignacio Río Muerto.

Explicó que en todos estos procedimientos se resolvió que las autoridades responsables (Conagua y Semarnat), y también las autoridades estatales como el Fondo de Operación de Obras Sonora Sí, violaron la garantía de audiencia de los actores afectados. 

Derivado de los juicios (8) y las controversias constitucionales (2), están pendientes resoluciones, tanto de Conagua como de Semarnat; en Conagua respecto a la revisión de la legalidad de los títulos de asignación de agua y en Semarnat respecto a la posible o no autorización de impacto ambiental.

¿Eso qué quiere decir?, que la moneda sigue en el aire; que la moneda jurídica sigue en el aire en el sentido de que eso puede o no autorizarse”.

  • No habrá recursos

Por otro lado, el asesor jurídico hizo hincapié en que hay un estudio de Conagua que dice que para el 2030 la cuenca del Río Yaqui, por sí sola va a tener un déficit de 297 millones de metros cúbicos, lo que permite advertir que la operación del acueducto puede generar daños irreparables para la tribu Yaqui, así como a los productores y habitantes del sur de Sonora. En ese sentido, dijo, habrá que esperar a ver qué resuelven las autoridades.

Sobre esa obra que está colgada de alfileres es que se quiere montar el Ramal Norte (Acuaférico) para efectos de extraer agua adicional de la cuenca del Río Yaqui, y desde luego que no nos parece jurídicamente correcto, sino todo lo contrario”.

Por último, mencionó que si la obra llegara a aprobarse en el Congreso del estado, tomarán acciones legales para proteger el agua de los municipios del sur de la entidad.

Si eso llegara a aprobarse hay herramientas jurídicas para combatirlo. Esta nueva obra generaría afectaciones a la cuenca del Río Yaqui y habría elementos jurídicos para combatirlo. Habría que ver bajo qué esquema, bajo qué juicios legales, pero no tengo duda de que la alternativa de hacer eso ahí está”.

Temas

Comentarios