Mundo

Hallan muerto a niño de 9 años desaparecido; su tía lo estranguló y descuartizó "en 25 pedazos"

Una mujer enfureció con su sobrino de 9 años por "escuchar música muy alto" y despertar a sus hijos; lo asesinó y descuartizó su cuerpo "en 25 pedazos"
miércoles, 17 de febrero de 2021 · 15:40

Krasnodar, Rusia.- Una mujer de 28 años, identificada como Olesya Komissarova, recreó frente a autoridades el escalofriante momento en el que estrangula y descuartiza a su sobrino en 25 pedazos por "escuchar música muy alta".

La madre de tres niños admitió que mató al estudiante reportado como desaparecido Bogdan Krivko de 9 años y luego desmembró su cadáver en 25 pedazos con un cuchillo. Posteriormente, trató de quemar el cuerpo del menor en un horno.

Lee también: "Cállate maldito": Aimee Guadalupe tortura a su bebé y lo asfixia; difunden indignante VIDEO

Olesya recreó el asesinato de su sobrino frente a autoridades

Komissarova tiró los otros restos del cuerpo de Krivko en un contenedor de 50 litros y le puso arena y cloro dentro. Por los siguientes 13 meses, estuvo rellenando la mezcla para evitar ser detenida, sin embargo, el olor se volvió tan intenso durante el calor del verano que fue descubierta.

"Debo ser castigada con un término completo, sin ningún perdón", dijo en la Corte. Durante la sentencia, su "culpa" y sus hijos menores de edad hicieron que solo fuera encarcelada por 13 años y no con la máxima pena de 20 años. La mujer tiene gemelos de 3 años y un hijo mayor.

Podría interesarte: Padrastro asesina a bebé de 2 años por aventarle comida; enfureció y lo mató a golpes

Los padres del menor al que asesinó son parientes de su esposo. El niño fue visto por última vez en mayo del 2019. La asesina incluso participó en la búsqueda del estudiante con la madre de este, Natalya Krivko, de 32 años.

Mientras estaban en su casa, el niño escuchó música muy alta, lo que hizo que los hijos de la mujer se despertaran. Hubo una discusión entre ambos, durante la cual la atacante estranguló al menor. Posteriormente ocultó el crimen", dijeron autoridades.

La mujer confesó a detectives que después de estrangularlo, el niño "se cayó del sofá".

Estaba acostado, su piel se puso color azul, no estaba respirando. Me di cuenta que estaba muerto, por lo que lo tomé de las axilas y lo arrastré al baño", dijo.

Komissarova desmembró su cuerpo en la tina y tiró los restos en un establo. Luego escondió su teléfono celular y sus bocinas inalámbricas. Antes de saber que estaba muerto, autoridades pensaban que el menor podría haber sido secuestrado.

Fuente: The Sun

Comentarios